(Por Geraldine Mitelman para Clarín). San Isidro autorizó a los negocios a poner bancos en la vereda para que la gente se siente a consumir, respetando el distanciamiento. “La gente sólo quiere hablar”, dice el dueño de un local.

En uno de esos días donde la cuarentena se toma una licencia y le deja el protagonismo a una jornada de 15 grados y a puro sol, San Isidro habilitó a bares, cafés y restaurantes a poner bancos al aire libre. Se llama «Take Away Plus» y si bien no permite mesas ni la venta de alcohol en ninguno de los casos, es una manera de empezar, paulatinamente, con la reapertura y esta nueva normalidad post cuarentena por coronavirus.

Ahora, los vecinos podrán comer al aire libre “in situ”, sentados en bancos individuales con la distancia que el protocolo establece. No se permitirán mesas. Hasta el momento, los locales de gastronomía podían enviar sus pedidos a domicilio o prepararlos para que los clientes los retiraran en el lugar.

Ahora, los vecinos podrán comer al aire libre “in situ”, sentados en bancos individuales con la distancia que el protocolo establece.

Ahora, los vecinos podrán comer al aire libre “in situ”, sentados en bancos individuales con la distancia que el protocolo establece.

El take away plus levanta el guante y se pone al hombro a uno de los sectores económicos más castigados por la cuarentena ofreciendo una alternativa que invite a los vecinos a salir más. «La gente está contenta por estar sentada en un banquito, no lo podemos creer. Nos genera ilusión porque al principio no podíamos abrir y vender, después pasamos al take away y teníamos que ‘echar a la gente que se quedaba parada tomando el cafecito por temor a ser clausurados. La gente necesita eso: hablar. Y esta nueva modalidad invita a charlar hasta con desconocidos, estamos chochos», describe Cristina Matulich, una de las dueñas de Preto Café.

En el caso de este barcito al paso sobre la estación de Martínez hay ocho bancos, separados por dos metros de distancia cada uno. También  tienen un local en San Isidro bajo la misma modalidad. 

"Nos genera ilusión porque al principio no podíamos abrir y vender" contaron en uno de los locales. Foto Juano Tesone

«Nos genera ilusión porque al principio no podíamos abrir y vender» contaron en uno de los locales. Foto Juano Tesone

Hasta ahora, los locales de gastronomía estaban habilitados por el municipio para enviar los pedidos o prepararlos y que los clientes los buscaran por el lugar (pick up). «La idea es seguir la línea del autocine, es decir ofrecer a los vecinos una salida recreativa que está súper regulada y al mismo tiempo descomprime la ansiedad y angustia del encierro que vienen siguiendo hace más de cuatro meses”, explicaron fuentes del Municipio. 

De igual manera, el Take Away Plus tiene un protocolo detallado y a medida, que entre otros requisitos determina que puede funcionar de lunes a viernes, de 7 a 20 hs, y durante el fin de semana, de viernes a domingos, de 8 a 0:00.

Bar de Av Libertador al 14600 San Isidro . Por una disposición municipal  pueden realizar take away plus. Esto permite tener sillas en la calle Foto Juano Tesone

Bar de Av Libertador al 14600 San Isidro . Por una disposición municipal pueden realizar take away plus. Esto permite tener sillas en la calle Foto Juano Tesone

El material que se usa para servir a los clientes (vasos, cubiertos, platos) debe ser absolutamente descartable y se deberán desechar luego de usarse. No está permitido el uso común de elementos como aceiteras, saleras, servilleteros.

Además, las “cartas” o menúes tradicionales se deberán reemplazar por sistemas de código QR o letreros visibles, o cualquier otra modalidad que no implique su manipulación. Asimismo, sigue rigiendo el uso de tapabocas para clientes y empleados, quienes además deberán contar con todos los elementos de protección. 

A %d blogueros les gusta esto: