(Por Ana Lux, para Ribera Norte). Ana Lux, guía de Ribera Norte y de San Isidro, comparte este relato del origen de los peces de Eduardo Galeano.

«En el comienzo del mundo, en el agua no había peces.Un hombre que se llamaba Baiporo, padecía hambre, porque como el sol era nuevo, brillaba tanto, que secaba todos los árboles y ahuyentaba a las bestias. Tanto lloró y se lamentó un día, que Tupá, compadecido, bajó y le dijo:-No llores más, hombre. De aquí en adelante no padecerás más. Toma estas flores.El hombre, cuando Tupá se fue, probó a comer las flores; pero no las halló apetecibles. Iracundo, las arrojó a un río cercano. Y las flores se transformaron en peces!Desde entonces, hay peces en las aguas; los hombres pescan y se alimentan de ellos».

A %d blogueros les gusta esto: