Una lámpara LED consume tan sólo el 15% de la energía que utiliza una halógena. ¡Y brinda la misma calidad de luz! A esta gran ventaja cabe sumar otras como las siguientes:

  • Mayor duración del led: la media es de 10 a 15 años (45 000 horas), pero hay casos en los que la bombilla led llega a funcionar incluso durante 25.
  • Escaso desperdicio en calor: la pérdida de energía en forma de calor es de apenas un 15%.
  • Respeto al medio ambiente: los leds no emiten luz ultravioleta ni infrarroja y, además, están libres de mercurio y tungsteno, sustancias contaminantes que sí están presentes en los halógenos.
  • Seguridad: al no calentarse durante su funcionamiento, se reduce el riesgo de quemaduras por tocarlas sin querer. Por otro lado, al carecer de filamento, son mucho más resistentes a los golpes y a la vibración.
  • Posibilidad de regular la intensidad lumínica: la mayoría de las bombillas led están disponibles en versión regulable, lo cual permite atenuar o reforzar la intensidad de la luz en función de las necesidades.
  • Versatilidad para la decoración. Disponibles en distintos colores, tamaños y potencias, con las luces led podrás renovar la decoración de tu hogar.
Un técnico de HomeServe lleva a cabo una sustitución de halógenos por led
A %d blogueros les gusta esto: