En promedio, 1 nueva enfermedad infecciosa surge en humanos cada 4 meses. 75% de éstas provienen de animales. Se puede contribuir a evitar nuevos brotes a través de la vacunación de mascotas, con el cuidado de hábitats, y evitando el tráfico ilegal de vida silvestre. Compartimos un testimonio de un guardaparques de Ribera norte, sobre este tema.

«Los guardaparques recibimos un llamado por parte de un vecino de Boulogne que había encontrado una lechuza cerca de su trabajo.
Se le pide una descripción estimada del ejemplar para evaluar la especie. Resultó ser una lechuza de campanario (Tyto alba), una rapaz nocturna.

Pese a que la distribución de la especie llega hasta San Isidro, es muy raro verlas, por lo que nos llamó la atención que fuera esta lechuza.
La trasladamos al centro de atención primaria de la reserva para revisarla minuciosamente, y detectamos una lesión en la pata izquierda y raspones en ambas alas. Además varias plumas estaban sucias y otras dañadas, lo que nos llevó a pensar que este animal había sido víctima del mascotismo y había estado en una jaula en la que al tratar de escapar se lastimo.

Sera revisada por los veterinarios para ver su condición y rehabilitación para así poder, de ser posible, liberarla.

Estos animales son sumamente hermosos, por lo que son buscados como “mascotas” por algunas personas, y en algunas partes del país se las mata, ya que por superstición se las considera brujas (posiblemente por el sonido que emiten).

Estos animales cazan roedores y murciélagos entre otras presas. Si queremos ambientes sanos, libres de plagas SIN uso de venenos, no hay nada mejor que estos animales para controlarlos.
Además son animales que merecen vivir en libertad, no en una jaula como mascota por que NO LO SON».

Ante el encuentro con animales silvestres heridos, o consultas respecto a los mismos pueden comunicarse al 4512-3125

Texto: Maximiliano Krause, para Ribera Norte

A %d blogueros les gusta esto: