Los cepillos de dientes suelen estar compuestos por distintos materiales, y aunque algunos sean “técnicamente” reciclables por separado, están unidos de tal manera que es muy difícil separar sus materiales para su reciclaje. De hecho en Argentina no son reciclables por esa razón.

Una iniciativa limitada en el tiempo, que se extendió durante julio y agosto de 2013, fue la campaña realizada por la empresa Colgate en alianza con la firma Terracycle, a lo largo de 20 tiendas Waltmart de todo el país. Esta abarcó la recolección y reciclaje de los cepillos de dientes, tubos de pasta dental, hilo dental, enjuague oral, entre otros productos para darles una segunda vida a los materiales, transformándolos en nuevos productos.

Esta alianza para el reciclado de los cepillos de dientes y otros productos de higiene bucal ya existe en otros países donde también funciona, como los Estados Unidos, Brasil y México, donde ha conseguido evitar que más de 900.000 unidades de desechos de cuidado oral fueran a los basurales.

¿CÓMO ESTÁ COMPUESTO?

Los cepillos de dientes fueron inventados por los antiguos chinos que los fabricaban con cerdas de jabalí. Luego se fueron utilizando otros materiales y en la década de 1940 aparecieron las cerdas de nylon. Los mangos suelen estar hechos de distintos tipos de plásticos, como el PVC, y a veces contienen partes de goma.

¿CÓMO SE PUEDE REDUCIR O EVITAR ESTE RESIDUO?

En algunas partes del mundo están comenzando a producirse cepillos de dientes biodegradables.
Es posible guardarlos y reutilizarlos para la limpieza de superficies de difícil acceso o de pequeña dimensión.

A %d blogueros les gusta esto: