(Por La Bioguia) El ashtanga vinyasa yoga se diferencia de otras prácticas por su nivel de intensidad y su esencia dinámica: es una disciplina que sigue una secuencia de movimientos sincronizando las posturas del cuerpo y la respiración. La secuencia siempre es la misma y el practicante añade posturas a medida que su práctica progresa.

Junto con la secuencia, otros elementos clave de la disciplina son un tipo de respiración que genera calor en el cuerpo, el control de la energía mediante posturas específicas y el punto donde se focaliza la mirada. En su conjunto, la práctica purifica el cuerpo físico, mental y emocional.

Fue creada hace milenios por el maestro indio Siri. K. Pattabhi Jois y transmitida por sus discípulos hasta la actualidad, cuando cada vez más personas la practican para liberar el estrés y fomentar su fuerza, resistencia y control emocional.

LAS 8 RAMAS DEL ASHTANGA YOGA

Ashta significa ocho y anga significa rama en sánscrito, la lengua sagrada de la India. Por ello, el ashtanga yoga es mucho más que un entrenamiento físico: es un sistema integral compuesto por ocho ramas que deben practicarse en conjunto y conducen a la libertad dentro del corazón.

Mediante la práctica de las ocho ramas de ashtanga se limpian las impurezas del cuerpo y de la mente que impiden acceder a la verdadera naturaleza del alma de cada uno.

Patanjali, un sabio yogui, reunió en su libro Yoga Sutras, las ochos ramas u ocho pasos para alcanzar la autorrealización del ser mediante el ashtanga yoga. Estas son:

1. Yamas: son códigos morales que regulan cómo uno se relaciona con los demás: no violencia, franqueza, no robar, contingencia y desapego.

2. Niyamas: son códigos que uno debería mantener en su vida cotidiana, como la purificación del cuerpo, el contentamiento, la autodisciplina, el estudio de los textos sagrados y la devoción hacia Dios.

3. Asanas: son las posturas físicas. Este paso se refiere a la práctica física cotidiana. Los practicantes estrictos de ashtanga vinyasa yoga suelen practicar todos los días de la semana, excepto los domingos y los días de luna nueva y luna llena.

yoga

4. Pranayama: es es el control de la energía vital a través de la respiración. Practicar ejercicios de pranayama y respiración consciente es el cuarto paso del ashtanga.

5. Pratyahara: es la retracción de los sentidos. Este paso refiere a la práctica cotidiana de retirar la atención de los objetos externos para entrar en contacto con el propio interior.

6. Dharana: significa concentración mental y es un paso esencial para alcanzar el estado de meditación. Este paso propone entrenar la concentración al mantenerse focalizado en cualquier objeto que se elija.

7. Dhyana: significa meditación. Toda la práctica de ashtanga sugiere un estado de meditación constante, que implica meditar sobre las posiciones del cuerpo, sobre la energía vital, sobre los sentidos, la respiración y la mente.

8. Samadhi: es el estado de liberación total ante cualquier condición que se presente. El samadhi es la unión total del ser con Dios.

Fuente: La Bioguía

A %d blogueros les gusta esto: