Gustavo Posse inauguró el túnel de Sarratea, en la localidad de Boulogne, el hito final de la obra pública más ambiciosa de los últimos años –la renovación completa de la avenida Sarratea–, realizada con fondos de la Provincia de Buenos Aires y del Municipio de San Isidro.

El túnel significa el corolario de la gran obra de la avenida Sarratea: se repavimentaron un total de 12 cuadras; se ensanchó a 14 metros (un total de 25.000 metros cuadrados de mejoras) y se sumó un carril en cada mano, con un boulevard central.

Paralelamente, y para descomprimir más la circulación por la zona, se construyó un ramal de ingreso a la colectora del camino del Buen Ayre.
Todos los comercios y viviendas se verán beneficiados con la colocación de nuevas veredas de Sarratea entre Av. Rolón y El Zorzal, la construcción de desagües y sumideros, la colocación de luces LED, semáforos y la plantación de arbolado.
Disfrutando del show artístico junto a sus nietos, Gregorio Trombino, que vive sobre la avenida Sarratea comentó: “Esto es algo maravilloso. No hubiera ni soñado que iban a hacer esto. Le da vida a todo, a los comercios, a la zona, a las casas. Sin palabras”.
“Gustavo Posse es sinónimo de gestión. Esto es algo incomparable, que nos beneficia a todos”, destacó Lidia Baizuk, de Villa Adelina.
“Es una obra muy importante. La esperábamos con ganas y este gobierno municipal finalmente la hizo”, concluyó José Luis Gimenez, de Boulogne.
La avenida Sarratea, su túnel y el ramal nuevo hacia colectora Buen Ayre, beneficiarán a unas 180.000 personas de las localidades de San Martín y San Isidro.

A %d blogueros les gusta esto: