Lollapalooza acerca al público mensajes que comprenden más que la música, y buscan estimular un estilo de vida más saludable, responsable y consciente. Por eso durante los 3 días del festival, se realizó Espíritu verde, un espacio donde desde las 13.00 hasta las 21.30 hubo actividades sobre el cuidado del entorno. Capacitación ambiental de cascos verdes, yoga, conservación de especies, reciclado artístico, clases de cocina orgánica, entre otras propuestas.

«El equilibrio y respeto sustentable son tan importantes como nuestro cuerpo y alma», cuentan los organizadores. Por eso dentro de esta área, hubo una zona para fluir el cuerpo, la mente y el espíritu a través de distintas disciplinas de yoga, danza, masajes de relajación, meditación, entrenamiento funcional, entre otros, para que puedan disfrutar un momento de conexión.

Esta edición Espíritu Verde tuvo la participación de importantes organizaciones dedicadas al cuidado del medio ambiente, la conservación de especies, el reciclado y otras temáticas relacionadas con un estilo de vida sustentable. Espíritu Verde se instaló entre el Main Stage 2 y el Escenario Alternativo.

 

A %d blogueros les gusta esto: