Las fiestas llegan siempre en la misma fecha. Los rubros de gastos se repiten año a año: comidas, regalos, ropa… Ya se sabe que los precios suben, estamos más cansados y, al menos en este hemisferio, el calor nos ahoga. ¿Por qué misteriosa razón nunca prevemos esos gastos?

La clave, planificar
Google calendar o cualquier otro calendario es siempre un buen alidado para recordarnos, por ejemplo en octubre, que ya se puede ir pensando en los gastos de fin de año.
¿Regalos en octubre? Cada año son casi las mismas personas a las que “sí o sí” vas a reglar”. Bastaría tener la lista a mano, e incluir “compras de navidad” como evento de octubre, por ejemplo.
-El amigo invisible. Es cada vez más común acudir a esta solución para que todos tengan un regalo. Hay varias páginas que facilitan el sorteo, por ejemplo esta: https://www.amigoinvisibleonline.com/ en la que te llega el nombre de tu “amigo” por mail, o https://www.amigoinvisible.info/?lang=es una app para que te llegue por whatsapp.
La tentación de cargar la tarjeta de crédito. Sumar a la tarjeta muchos pequeños gastos te puede suponer llegar al cierre mensual con cifras muy elevadas, y los intereses te pueden ahogar. Más vale ir ahorrando o, mejor aún, ir comprando de a poco.
Pensar el menú día a día, incluyendo las sobras. Una vez que se acercan las fiestas, pensar qué se va a consumir antes y durante los festejos. Así es más fácil hacer la lista de compras sabiendo qué se va a consumir.
¿Cada uno trae algo o dividimos gastos? Si te toca ser anfitrión de la “gran familia” (y dependiendo de la familia), a veces es más fácil que una sola persona se ocupe de organizar todo o de encargarlo a un catering y después se dividan los gastos.
Quizá 2019 es un año para cortar con esa costumbre de dejar pasar el tiempo y que diciembre nos siga sorprendiendo .

A %d blogueros les gusta esto: