El estrés, explica el Dr. Lopez Rosetti, es sinónimo de vida. Es como la tensión justa que debe tener la cuerda de una guitarra para que suene bien, explica Rosetti. Si esa tensión es mayor el sonido es malo y la cuerda se rompe. “Cuando las sobrecargas psicológicas y físicas de la vida cotidiana superan la capacidad de resistencia emocional que tiene una persona se dispara un tipo de estrés que, si no se trata, puede terminar en depresión, ansiedad, cambios de carácter, alteraciones del sueño e hipertensión arterial, entre otras manifestaciones”, advierte el especialista.

La persona que tiene un estrés elevado sufre. Conocer y conocerse es fundamental para ganar calidad de vida. De eso se trata el Programa de Manejo del Estrés (PROMES) que dirige Daniel López Rosetti en el Hospital Central de San Isidro. “Nos gusta lo que hacemos y, según nos dicen, sirve para mejorar la calidad de vida. El sinónimo de la palabra estrés es sufrimiento. Pero, felizmente, en nuestros talleres podemos decir que estamos logrando disminuirlo”. “Trabajamos con diferentes herramientas para bajar el estrés, porque no hay un único método. En los sucesivos talleres los pacientes van descubriendo cómo controlarlo”, cerró Rosetti.

Por la gran concurrencia el PROMES suma un nuevo encuentro los días jueves a las 16.30. El resto de los encuentros, también los jueves, siguen como siempre: de 8.30 a 10; de 10.30 a 12; y de 18.30 a 20 en el Aula Magna del Hospital Central de San Isidro.

*No habrá PROMES los jueves 27 de diciembre y 3 de enero de 2019.

A %d blogueros les gusta esto: