(Por Valentina Abreu Salomón – Clarín). Su nombre es Luisina Bertoldi. Pero todos le dicen Lula. Desde 2007 es la cantante y y guitarrista de Eruca Sativa, una banda que se ganó un lugar relevante dentro del rock argentino. Nacida en Sunchales, Santa Fe, recorrió el país de la mano de la música. Y ese andar la trajo hasta Beccar, donde vive actualmente junto a su esposo, el músico Nicolás Sorín, y su hijo Julián.

Antes pasó por el barrio porteño de Villa Crespo y por Olivos. Hasta que hace un año llegó a la localidad del norte del partido, que eligió por la tranquilidad. “Fuera de eso, no tuvimos ninguna razón específica para hacerlo.

Queríamos escapar de la burbuja que es Capital Federal y tener una casa propia de barrio, con un patio donde pudiera crecer y jugar nuestro hijo”, explica Lula.Estuvo en las dos ediciones del concurso local que promueve nuevos talentos jóvenes de San Isidro. “Fue una experiencia muy loca”, expresa. Lula describe que le sorprendió mucho encontrarse con varios chicos con mucho potencial. “Me impactó el nivel y las visiones de los chicos. Tengo 33 años, y se plantaban ante mí músicos de 18 con talentos impresionantes. Vi mucha variedad y calidad”, agrega.

La vecina de Beccar dice que no tiene un género o estilo musical particular que la apasione. Le gusta “la música que esté buena”. Y dice que vio mucho de eso en el concurso, donde predominaron los “power tríos” (una formación integrada básicamente por batería, guitarra eléctrica y bajo) y la música progresiva.

“Me gustó mucho participar y, si me llaman para el año próximo, me encantaría volver. Con Dani y Gustavo pudimos formar un equipo muy bueno y objetivo, y coincidíamos bastante porque tenemos un criterio parecido. Sin embargo soy de las que creen que está bueno renovarse permanentemente, así que no me molestaría si deciden hacerlo y elegir otro jurado”, expresa Lula.
Brenda Martin y Lula Bertoldi, el costado femenino de Eruca Sativa

Su hogar es una “guarida musical”. Lula agradece que no reciben quejas por parte de los vecinos. Nicolás, productor y compositor de música para películas tiene, como ella, su estudio en su casa. El silencio es una visita que llega sólo de vez en cuando. “Por eso agradecemos la tranquilidad del lugar y la buena onda de los vecinos. Sabemos que podrían quejarse de nosotros como de los chicos jóvenes cuando arman fiestas en sus casas, pero no lo hacen”, explica ella.

Cuando no está de gira, la maternidad la suele mantener ocupada en su casa, y por eso no conocía mucho la escena musical de San Isidro. Eso cambió cuando desde el Municipio le propusieron formar parte del jurado de San Isidro Te Escucha, el concurso para bandas locales. Compartió el rol con Gustavo Amann (manager y representante de artistas) y Daniel Jiménez (periodista de FM Vorterix). “Participar del jurado me sirvió un montón porque me ayudó a instalarme en la zona y saber más de ella”, manifiesta.

Para Eruca Sativa, 2018 viene siendo “un año hermosísimo”, dice Lula. La banda de rock alternativo festejó sus 11 años durante la semana que pasó y van por muchos más. La celebración cruzará la frontera: el viernes se presentaron en el Festival Trío de Santiago de Chile para cerrar el año de la manera más cotidiana, de gira y tocando.

Mientras tanto, Lula se refugia entre instrumentos y melodías en la tranquilidad de su casa de Beccar. Dice que a Julián, su hijo de 3 años, le encanta la música. “Como es lógico, disfruta y se divierte mucho con lo que hacemos”, expresa.

A %d blogueros les gusta esto: