Gastamos más de lo que generamos no es una frase aplicable sólo a la economía. También estamos en deuda con nuestro ecosistema cuando generamos más dióxido de carbono del que el ambiente es capaz de absorber. ¿Cómo medir ese gasto para dejar de endeudarnos con el planeta?

Hace 10 años, la huella ecológica excedió en un 50% la biocapacidad de la Tierra, es decir el área  disponible para producir recursos naturales y absorber dióxido de carbono. Para 2030, si seguimos con el sistema tradicional de producción, necesitaremos de dos planetas.  El cálculo de este indicador tiene en cuenta no sólo los consumos, sino también la capacidad del ecosistema para volver a producir los bienes y servicios: cuánto tarda el ecosistema en «recuperarse» de la contaminación.

Para mejorar hay que medir

Un modo de tomar conciencia de que «la contaminación es cuestión de cada uno», es fijarse en la huella de carbono, que consiste en medir las emisiones de dióxido de carbono que genera cada persona a diario. Esto incluye el tipo de transporte que utiliza, la cantidad de energía que demanda y los productos y servicios que consume, entre otras cosas.

En distintos países fueron surgiendo aplicaciones y sistemas de medición de la huella de carbono personal.  Se trata de encuestas que te permiten conocer tus hábitos, y te dan una referencia de cuánto sería «lógico» que contaminaras. Algunas de esas herramientas: 

https://www.footprintnetwork.org/resources/footprint-calculator/

Mide tu huella ecológica.

http://huella-ecologica.ambiente.gob.ec/login.php

 

Transporte, uso de luz, agua, gas, reciclado, separación de basura…

¿En qué podrías «desendeudarte» con el Ambiente este mes?

A %d blogueros les gusta esto: