Distinguir los alimentos saludables de los que no lo son es parte importante de la educación de los niños, desde el jardín de infantes. El objetivo de mejorar la alimentación desde el nivel inicial. Por eso en San Isidro se imparten talleres, charlas y actividades pedagógicas en torno a la cultura del «comer bien». Es una iniciativa conjunta con la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia.

Primero con los chicos. Después con los padres. Así es la mecánica del taller. “Con los nenes trabajamos según la salita con la importancia de incorporar frutas y verduras. Con los padres la charla se vuelve más técnica y hablamos sobre alimentación saludable y fomentamos el consumo de hidratación con agua, que la gaseosa y los jugos, sean una segunda opción”, explicó la nutricionista Melisa Boroni.

La idea es que padres y niños compartan información en sus casas y vayan juntos a la verdulería. Es una clase cada 15 días en el mismo jardín en doble turno. La movida saludable ya pasó por los jardines Nº1, Nº3, Nº 10 y Nº11. Próximamente, seguirá por los jardines restantes y se sumarán provinciales.

La directora del Jardín de Infantes Nº10, Paula Díaz, contó: “La alimentación va de la mano del aprendizaje, por lo que estos encuentros son muy positivos. Los padres demostraron mucho interés asistiendo a los talleres”.

Javier, uno de los 30 padres que participaron del taller, afirmó: “Me parece bien que eduquen a los chicos con el tema de la alimentación, que sepan qué está bien y qué está mal. A nosotros, los padres, nos viene bárbaro también porque muchas veces nos alimentamos mal”.

A %d blogueros les gusta esto: