Por Gabriela Zanguitu (Clarín Zonal/ San Isidro). La limpieza es manual. Más allá de las campañas de concientización, el volumen de desechos se mantiene constante. E l número es llamativo: más de mil kilos de basura es lo que recogen por mes a lo largo de los cuatro kilómetros de la costa de San Isidro. Son desechos que devuelve el río.

Y otro dato a tener en cuenta es que, más allá de las campañas de concientización que hace el Municipio a través de redes sociales, la cifra se mantiene más o menos estable a lo largo del tiempo y no baja. Muchos de estos desperdicios no provienen de San Isidro sino que el río los trae de otros lugares. Pero en el volumen que recolectan también impacta la basura que, en días como los del último fin de semana, arrastra la lluvia por los desagües: residuos que la gente tira en la calle o desechos domiciliarios que sacan pese a la recomendación de no hacerlo cuando hay tormenta.

limpieza San Isidro costa.jpg

Para evitar el efecto negativo que esto tiene sobre la flora y la fauna local, las autoridades encaran un trabajo en conjunto con los guardaparques de la Reserva y, a las limpiezas periódicas que realizan las cuadrillas municipales, suman dos encuentros mensuales especiales en los que los cuidadores del lugar trabajan junto a voluntarios de la ONG “Vamos a hacerlo Argentina”.

Lo que recolectan es, luego, separado en los contenedores correspondientes y reciclado. Botellas de plástico, bolsas con restos de comida, sillas rotas, maderas, neumáticos y hasta paragolpes de autos forman parte de la gran cantidad de residuos que se depositan en la ribera. El Río de la Plata se comporta como un estuario, con dos crecidas y bajantes por día que arrastran los residuos, en especial, después de una sudestada. Por las características del lugar, las tareas se hacen a mano, de manera casi artesanal.

El primer sábado de cada mes, la cita es en la Reserva de Ribera Norte. Allí, al ser un espacio protegido, sólo trabajan guardaparques, pasantes y estudiantes. El tercer sábado, en cambio, se reúnen voluntarios de la ONG y, junto a guías especializados, limpian otras áreas como la costa de Martínez o Bosque Alegre. Aunque el trabajo es sencillo, expertos los acompañan y les explican cómo hacerlo de forma correcta.

“Queremos que todos visualicen y se percaten de que lo que arrojen fuera del lugar correspondiente termina en el río. Y buscamos hacerlo a través de estas acciones y de campañas para que entiendan el verdadero problema de la basura”, dicen desde “Vamos a hacerlo Argentina”, la asociación civil que desde casi un año suma voluntarios a estos eventos. El Municipio se encarga del resto de los espacios públicos de la zona. “Tenemos una cuadrilla de cinco operarios destinada especialmente al sector. Cortan el pasto cada diez días, levantan lo que queda en el suelo y limpian los cestos, que suelen estar repletos, en especial, después de los fines de semana”, asegura el subsecretario de Espacio Público, Roberto Mandolesi.

Limpieza en la costa de San Isidro 2.jpg

El impacto dañino de la basura sobre el medio ambiente es innegable. “Lo más preocupante es cuando tiran telgopor, que es muy peligroso porque se descompone en pequeñas partes y es muy difícil de recolectar”, explica la directora de Ecología y Conservación de la Biodiversidad, Bárbara Gasparri. Y detalla: “Las bolsas se depositan en el suelo y forman capas, lo que complica la posibilidad de crecimiento de la flora. Los animales –lagartos, culebras o garzas, por ejemplo-, se enganchan en bolsas o anillos de plástico y resulta complejo poder liberarlos”.

Si bien no sólo se acumulan desechos que tiran los sanisidrenses ya que, por las corrientes propias del río, la basura viene de otros Distritos costeros y hasta de Uruguay, también es muy importante que los vecinos respeten los consejos a la hora de depositar su basura. Es que todo lo que dejen en la calle, especialmente cuando llueve, es arrastrado por los pluviales que desembocan directamente en el agua. Por eso, desde las redes sociales, junto a cada una de las convocatorias a voluntarios, la Comuna postea una campaña dirigida a los vecinos en los que explica cómo y cuándo sacar la basura.

“Buscamos crear conciencia –afirma Gasparri en diálogo con el Zonal–. La ciudad en la que vivimos es de todos y todos tenemos que cuidarla”.

A %d blogueros les gusta esto: