Una ciudad más limpia no es la que se limpia mejor sino la que se ensucia menos, explica Roberto Mandolesi, subsecretario de Espacio Público. Sin embargo, es necesario que los instrumentos de barrido y limpieza de la ciudad sean utilizados de modo estratégico. Cultura de «basura cero» y gestión de barrido público van de la mano.

El Municipio de San Isidro renueva el sistema del servicio de barrido manual y mecánico, que contempla sumar barrenderos y nuevo equipamiento, capacitación, y ampliar las coberturas y frecuencias en las calles

Roberto Mandolesi contó que la estrategia plantea mejorar la eficiencia en la vía pública de barrido manual ampliando la cobertura en algunas calles y la frecuencia del servicio. Otra de las acciones propuestas es implementar el barrido de tipo mecánico en las principales avenidas y centros tradicionales del Partido.

“La diferencia consiste en instrumentar un sistema general de barrido. Los barrenderos tendrán nuevo uniforme color verde flúor para que sean identificados claramente por el vecino y por una cuestión de seguridad vial”, contó Mandolesi.

El barrendero pasa de 7 a 15 de lunes a sábados. También hay cuadrillas especiales para los domingos en centros comerciales. Actualmente, hay 290 barrenderos, próximamente llegarán a 360.

“Una ciudad limpia no es la que se limpia más, sino la que se ensucia menos”, resume Mandolesi.

ESTRATEGIA:

– Incrementar la cobertura y eficiencia del servicio de barrido manual, adicionando nuevas frecuencias a distintas calles y avenidas primarias y secundarias al servicio.

– Contratación de personal adicional para cubrir los nuevos requerimientos, ampliando el cupo femenino y su control por capataces del mismo sexo.

– Contratar y aplicar barredoras  succionadoras para implantar barrido mecánico.

– Adquisición de equipo de trabajo, materiales e implementos de seguridad nuevos para todo el personal.

– Impartir cursos de capacitación al personal.

– Ejecución de estudios de circuitos y cuadros de barrido, por lo menos cada seis meses, para identificar nuevas calles para aplicar frecuencias al servicio.

– Incrementar la cantidad de cestos papeleros.

– Adquisición de camiones pesados, medianos y utilitarios.

– Apoyo de vehículos para la recolección de los residuos voluminosos y polvo recolectados.

– Establecer puntos de depósitos de lo producido del barrido manual, para su control.

– Creación de dos grupos de cuadrillas o brigadas para intervenciones especiales.

– Centros operativos de toma de servicio descentralizados en las distintas localidades.

Algunas metas a corto plazo:

– Incrementar la cobertura del barrido manual municipal logrando atender 210 cuadros o circuitos de hasta 13 cuadras (26 cuadras de cunetas) 1,3 km/jornada diaria y un total de 7,8 km/semana, con frecuencias de 3 veces por día, 2 veces por día , una vez por día y 3 veces por semana.

– Implementar el barrido mecánico municipal en las principales avenidas de la ciudad, boulevares, centros comerciales cubriendo 50 km/día, con una frecuencia de lunes a sábado.

– Reemplazo, limpieza y renovación de 1.500 cestos papeleros, fundamentalmente en centros comerciales de gran afluencia de público y en proximidades de establecimientos educativos.

– Contratación de barredoras succionadoras lavadoras de aceras para centros comerciales, la que será utilizada para la implementación del servicio de barrido mecánico.

– Plan intensivo de comunicación de las frecuencias de barrido y días de prestación.

A %d blogueros les gusta esto: