Hace unos días el Municipio avisó a los vecinos que habría poda, que no estacionen los autos las calles donde se realizarán estos trabajos. Son avisos periódicos que responden a un plan de reciclado verde.

Son más de 40 mil árboles bajo el concepto de reciclado verde, que implica reutilizar las ramas producto de la poda con un fin social.  “Se trata de un gran trabajo para mantener el arbolado, que según el estado algunos se intervienen y otros se reemplazan. Con el reciclado verde reconvertimos las ramas para utilizarlas en diferentes espacios públicos y así sostener la política ecológica que tiene el Municipio”, contó el intendente Gustavo Posse desde Villa Jardín, Boulogne.

“Tras la poda y el mantenimiento del arbolado, los vecinos recuperan luz en las calles y veredas. Al liberar cables y luminarias también se logra que las cámaras de seguridad puedan captar imágenes a una distancia más larga”, sumó el intendente.

Desde la Subsecretaria de Espacio Público, Tomás Rodríguez, contó que se trata de un trabajo planificado, que consiste en revisar el estado fitosanitario de los árboles para que tengan un crecimiento prolijo acorde a la vida urbana.

Para los operativos, el Municipio despliega un equipo de ingenieros agrónomos, hidrogrúas y máquinas de chipeo que trituran ramas para liberar la calle lo antes posible. “El reciclado verde consiste en reutilizar las ramas y mandar menos cantidad a los rellenos sanitarias, reutilizando ese material en espacios públicos con un fin social”, explicó Rodríguez.

A %d blogueros les gusta esto: