«Las lagunas tienden a colmatarse, es decir, se acumulan sedimentos y con el paso del tiempo se secan. Por eso, queremos estudiarla para prevenir esto ya que este ambiente nos garantiza una gran diversidad de fauna y flora muy valiosa”, explica Bárbara Gasparri, directora de Ecología y Conservación de la Biodiversidad de la Municipalidad de San Isidro.

El Parque Natural Municipal Ribera Norte de San Isidro realiza estudios en su laguna junto a Grinc, un equipo interdisciplinario que se enfoca en la conservación y restauración ambiental. El objetivo es preservar el ambiente a largo plazo.

“Estamos muy contentos de poder hacer este trabajo que nos dará las herramientas para manejar lo mejor posible este espacio. Nosotros queremos que la laguna permanezca lo más sana posible a lo largo del tiempo”, expresó Gasparri.

Tras dar una charla al personal que trabaja en el parque, el planificador de paisaje e integrante de Grinc, Gabriel Burgeño comentó: “Este es un estudio de un año en el cual evaluaremos qué sucede en cada estación. Comenzamos viendo qué especies hay y qué dinámica tienen en este hábitat. Luego, pasaremos a un diagnóstico para evaluar los conflictos que debemos resolver”.

A %d blogueros les gusta esto: