Como la foto de la izquierda estaría la Barranca de la Quinta Los Ombúes si no se hubieran hecho trabajos de restauración ambiental. Se trata de devolver al lugar las especies originarias, monitorear su arraigo y controlar y extraer la flora exótica y de carácter invasor.

Desde hace más de seis años, la Dirección  de Ecología y Conservación de la Biodiversidad de la Municipalidad de San Isidro lleva adelante el proceso de restauración del bosque original de espinillos, algarrobos y talas que cubrían las barrancas rioplatenses. Uno de los ejemplos más notorios es el de la barranca de la Quinta Los Ombúes.

Los guardaparques municipales producen en el Vivero Municipal de Plantas Nativas del Parque Natural Municipal Ribera Norte, todas las especies necesarias para mejorar los ambientes naturales del distrito.

 

A %d blogueros les gusta esto: