Es el llamado del Papa Francisco a unir sus fuerzas para cuidar «la casa común». La encíclica “Laudato Si” formó parte de una movilización en todo el mundo para lograr el Acuerdo de París en diciembre de 2015, así como el acuerdo sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible unos meses antes.

“Un año después, los grupos religiosos necesitan continuar su valiosa labor para garantizar que las palabras se traduzcan en acciones, a la velocidad y la magnitud necesarias para sacar de la pobreza a las poblaciones más vulnerables del mundo, con el fin de catalizar el desarrollo sostenible y cumplir la visión del Acuerdo de París de un mundo con un clima seguro”, comentó Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

El papa Francisco espera que su encíclica sirva para apelar a la “responsabilidad” para proteger el planeta, “que se está destrozando”. Además, incide en que la destrucción de la “creación” perjudica a todos, pero especialmente a los más pobres.

Otro de los puntos cardinales del documento, de los más importantes que puede publicar un pontífice y con el que el Jefe de la Iglesia católica pretende abrir un debate, es que se dirige no sólo a los creyentes sino a todos los que pueden colaborar en invertir la tendencia de destrucción.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: