Sobre escribir un libro y tener un hijo habrá otros motivos.  Acá enumeramos algunos por los que vale la pena sumarse a iniciativas como la de este sábado 4 de junio, para plantar árboles nativos en Camino de la Ribera y Roque Sáenz Peña.

1. Mitigar el clima

En zonas calurosas, los árboles detienen los rayos del sol, generando sombra que ayuda a evitar la pérdida de humedad, haciendo que el ambiente sobre el pavimento sea mucho más fresco que el de un espacio sin vegetación y protegiendo nuestra salud de sus efectos peligrosos. En zonas de fuertes vientos y nieve, protegen a las personas y viviendas.

2. Purificar y limpian al aire

Los árboles producen oxígeno, mejorando la calidad dle aire que respiramos En un día, un árbol adulto puede producir el oxígeno que una persona consume diariamente.

3. Ayudar a la captura de carbono.

Los árboles extraen y almacenan el dióxido de carbono de la atmósfera. En este proceso liberan oxígeno, lo que ayuda a mejorar la calidad del aire y a reducir los efectos del cambio climático.

4. Reducir el ruido urbano

Los árboles distribuidos en manera adecuada en la ciudad disminuyen el nivel de ruido. Por otro lado, generan un sonido agradable con el movimiento de hojas.

5. Proteger el suelo y conservan el agua

Los árboles son protectores del suelo disminuyendo la erosión. Retienen la tierra y con sus hojas y ramas disminuyen el efecto de las lluvias y los fuertes vientos, evitando el arrastre o derrumbe de los terrenos. También sus raíces ayudan a retener el agua en el suelo.

6. Aportan belleza escénica y crean espacios recreativos.

Una abundante cantidad de árboles asociada a la existencia de parques y plazas aumenta las oportunidades de descanso y deporte.

A %d blogueros les gusta esto: