Espacios públicos y personas mantienen una relación ineludible: los lugares condicionan nuestra conducta y el entorno se ve afectado por cómo los vivimos. Lograr que los lugares públicos sean «personales» es uno de los desafíos del urbanismo actual. «Acercarse al espacio público como si fuera el jardín de la propia casa», dice Federico Bereziuk, susecretario de Espacio Público del Municipio.

 

A %d blogueros les gusta esto: