En concreto, reducir la contaminación es una política que logra tiene retorno financiero. Si no lo lograra, estaría mal planteada. Esta tendencia emergente es apoyada por 21 países que han logrado reducir las emisiones de gases de efecto invernadero mientras su PIB continúa creciendo.

A medida que los países se embarcan en la transición hacia una nueva economía «climática», hay un debate sobre si el crecimiento económico es compatible con los esfuerzos por la estabilización del clima.  Los acontecimientos recientes muestran que las emisiones de gases de efecto invernadero se mantuvieron en 2014 y 2015, mientras que el PIB siguió creciendo.

Esto es posible gracias a los cambios estructurales y tecnológicos que se están abriendo camino en la economía mundial y las oportunidades de mayor eficacia económica. El capital necesario para invertir está disponible y el potencial de innovación es muy amplio. No obstante, se necesita un firme liderazgo político, aunado a políticas auténticas y consecuentes en los niveles internacionales, nacionales y municipales.

 

Ver más en http://newclimateeconomy.report/wp-content/uploads/2014/08/MEJOR-CRECIMIENTO-MEJOR-CLIMA-Resumen-Ejectivo.pdf

 

 

A %d blogueros les gusta esto: