Un corte de calle por una poda de árboles resulta incómodo y hace perder tiempo si uno no fue advertido. Te puede haber pasado por Martínez oeste: Edison, Paraná, Av. Fleming y Colectora Panamericana, si no te llegó el aviso del Municipio.

Pero acordemos que es peor encontrarse con  veredas rotas, carteles tapados por las ramas, desagües obstruídos, golpes en vehículos altos… Las molestias por descuido suelen ser menos tolerables que las  causadas por trabajos de manutención.

Aparte de disminuir las emisiones de CO2, el árbol urbano genera habitabilidad, bienestar y estética a las calles. Regula la humedad ambiente, disminuye ruidos, atenúa vientos, retiene partículas sólidas (hollín y polvo o gérmenes ambientales), retiene el agua de lluvia  y por lo tanto modera el escurrimiento. Vale la pena cuidarlos. Y ésta es época de podas, el otoño, cuando la planta tiene las reservas altas, es decir cuando caen las hojas en otoño hasta fines del invierno.

“Las tareas consisten en revisar el estado fitosanitario de todos los ejemplares para evitar caída de ramas. También liberar cables y luminarias ya que se logra mayor iluminación en las calles y las cámaras de seguridad pueden captar imágenes a una distancia más larga”, explicó Tomás Rodríguez de la Subsecretaria de Espacio Público. Cuenta más en este video:

 

A %d blogueros les gusta esto: