Usar el auto es seis veces más caro que andar en bicicleta.  Expertos de la universidad de Lund  hicieron un estudio en Copenhague, ciudad eminentemente ciclista, teniendo en cuenta distintos factores: polución atmosférica, efectos en el cambio climático, ruido, rutas empleadas y salud de los habitantes. Después sumar los costos individuales y sociales que implica usar ambos medios de transporte, concluyen: cada kilómetro en auto cuesta 0,50 euros, mientras que el mismo trayecto en bici sale 0,08 euros.

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, sobre el uso de las bicicletas en Latinoamérica, explica que el ciclismo urbano «es una opción de movilidad con alto potencial para reducir algunos de los problemas de nuestras ciudades: la congestión de tránsito; la mala calidad del aire y las emisiones de gases que contribuyen al cambio climático».

En algunos barrios de San Isidro hay casi tres autos por vecino. A esa relación hay que sumarle los autos con los que llegan trabajadores o dueños de negocios de los centros comerciales. La cantidad de coches es tal que Unidad Nacional y Márquez colapsan.

En este contexto cobra especial relieve el programa Movilidad Sustentable, que comienzó con la construcción de la bicisenda de 3.600 metros alrededor del Jockey y que continúa con la construcción de 93 kilómetros de ciclovías y calles con prioridad para bicicletas. Los circuitos tendrán tres variantes: calles con prioridad para bicicletas, donde los autos podrán circular a un máximo de 20 kilómetros; ciclovías, en las que habrá dos carriles demarcados -uno de ida y otro de vuelta-; y “calles de conexión”, donde el carril -también demarcado- tendrá un único sentido de circulación igual al de la arteria.

La construcción de una bicisenda unirá Las Lomas, Martínez y Acassuso. Lo hará por una vía que correrá sobre las veredas de la calle Diego Carman, de Márquez a Unidad Nacional; por esta última hasta Fleming; y por esa avenida llegará nuevamente a Márquez. En una segunda etapa, a lo largo de 2.000 metros, por Unidad Nacional se podrá llegar hasta Santa Fe, de forma tal que además se acerque a las inmediaciones de la estación Acassuso del ramal Mitre. Estas bicisendas son diferentes a la que va en paralelo a las vías del Tren de la Costa, porque en este caso la ciclovía está pensada como un camino exclusivo para ir de un punto a otro con celeridad y seguridad, y no sólo como un circuito recreativo.

Además, habrá un servicio público de préstamo de bicicletas. Se instalarán estacionamientos en puntos estratégicos como en estaciones de tren o centros comerciales. Los usuarios pueden tomar en un punto y devolverlas en otro, que les resulte más cómodo.

“La bicicleta es ecológica, económica y saludable. La idea ahora es que la gente empiece a usarla como medio de transporte alternativo y sustentable, y no solamente recreativo”, explica el arquitecto Diego Augusto, director de Ordenamiento Urbano municipal.

(Leer más: “En San Isidro también buscan gente que se mueva en bicicleta”, Clarín 2/10/2014)

 

A %d blogueros les gusta esto: